El lobby sionista contra la libertad de la sociedad española

Leo en El País que el gobierno estadounidense insta duramente a España a acabar con las descargas p2p y prohibir programas como eMule, BitTorrent o Ares. España se mantendrá en la lista de vigilancia en 2009. Estados Unidos urge enérgicamente al Gobierno español a que lleve a cabo acciones de forma rápida y significativa para reconducir el serio problema de la piratería por Internet. El Gobierno español ha realizado un esfuerzo mínimo para cambiar la extendida y errónea percepción que existe en España de que compartir archivos por los sistemas p2p es legal.

Como podemos ver la injerencia estadounidense llega a límites insospechados; la sociedad civil española, y sus políticos no pueden consentir que Estados Unidos, un país en el que es legal que el gobierno asesine a las personas, sin pararse en si son menores o deficientes mentales, sea quien marque el rumbo de lo que es o no legal, pues si lo permitimos terminarán por ser ellos quienes marquen nuestras leyes. EE UU insta a España a que deje claro que compartir archivos sin autorización por p2p es ilegal, y a que anule las directivas problemáticas respecto a los derechos de propiedad intelectual, como la circular del fiscal general del Estado de mayo de 2006 que parecía legitimar tal actividad ilícita”. La forma en que lo hacen es tan descarada que el informe también tiene duras palabras contra jueces y fiscales, por haber absuelto sistemáticamente a los propietarios de las páginas web que sirven enlaces para realizar descargas.

Joseph Biden, vicepresidente de EE UU

El vicepresidente de EE UU, Joseph Biden, en la visita que realizará a España dentro de su gira por diversos países europeos. Biden se ha significado en la defensa de los intereses de la poderosa industria musical y cinematográfica estadounidense. En su carrera como senador y ahora como vicepresidente, ha impulsado al Departamento de Justicia a procesar a los usuarios del p2p y a establecer un programa de vigilancia de estos sistemas.

Muchos os preguntaréis quién es este hombre, Joseph Biden: Biden es un un sionista de alto vuelo con experiencia acreditada en política exterior (léase depredación imperial-militar-capitalista a escala planetaria) y apareció junto a Obama como la “persona indicada” impulsado desde el más alto nivel del sionismo parlamentario.

Biden no es judío, pero es practicante devoto a tiempo completo de la religión sionista, a tal grado, que empalidece a otros militantes originarios de la causa pro-israelí en el aparato de poder norteamericano.

Biden, quien preside por segunda vez el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EEUU, es un miembro “liberal” de la poderosa derecha católica aliada del lobby sionista que (en su vertiente conservadora y liberal) controla Wall Street, los bancos de la Reserva Federal y el Complejo Militar-Industrial, es decir, entre otras cosas uno de los responsables directos de esta crisis financiera.

Esto lleva a que el lobby (con sus corporaciones y bancos) se convierta en directo beneficiario de las políticas de conquista de mercados (ya sea por vía militar o “democrática”) de la Casa Blanca.

El capital americano recibiría un gran golpe si la industria del entretenimiento deja de generar tan pingües ingresos como los obtenidos todos los años a través de la música y el cine. Debemos dar la batalla para que no puedan seguir extrayendo el sudor de nuestro trabajo.
(V)

Comentarios desde Facebook

Leave a Reply