Los conflictos trabajador/empresa. El caso Nissan.

Cuando leo sobre los conflictos de los trabajadores no puedo evitar sorprenderme al ver sobre que bases asientan, unos y otros, sus argumentos.

Si damos una mirada a los balances de resultados publicados por Nissan, pongamos por caso, en estos últimos veinte años, veremos como de la riqueza obtenida por la capacidad de trabajo por el conjunto de los trabajadores de la empresa, tan solo un 10% ha ido a caer sobre ellos, mientras el otro 90% a ido a engordar las cuentas de los capitalistas propietarios de la misma. Realidad ésta que ha de ser tomada como punto de partida para ver quien debe pagar la crisis. A quién debemos exigirle la devolución de lo robado de ese organismo trabajador/empresa.

Sigamos con el ( conflicto con Nissan en Barcelona, donde el planteamiento empresarial es echar (nuevamente) mas gente a la calle, para garantizar (en el futuro) obtener contratos con los que poder mantener a los que queden.

Así, en la siguiente ocasión plantearán el mismo juego (ya planteado en anteriores ocasiones), desmantelando poco a poco la unidad de producción sobre la que se produce el conflicto.

¿Qué sucede con los trabajadores que quedan? que a la siguiente vez son menos numerosos y por tanto menos fuertes… que la cifra global de producción, al ser menos trabajadores, habrán bajado también haciendo a la susodicha unidad de producción menos importante y mas prescindible. En fin, una espiral que sólo puede conducir a la desaparición de esa unidad productiva que forma esa especie de organismo gestaltico hombres/fábrica.

Luego está eso de «obtener un contrato». ¿Cómo puede una empresa hablar del reparto de carga de trabajo entre sus distintas unidades de producción cómo si se tratara de un mercado?

Este es un argumento falaz, pues no existe tal competencia dentro de la misma empresa sino una técnica empleada para estrujar al máximo a los trabajadores, técnica ésta ya generalmente aceptada como parte de las reglas del juego por unos sindicatos que, como casi siempre, ralo favor le hacen al trabajador.

Comentarios desde Facebook

Leave a Reply