Crísis económica. Ganadores y perdedores. (1)

Escarbando entre las ruinas de la iglesia es posible encontrar lucidez y conciencia social.

Interesante análisis de la crisis en España, escrito en octubre de 2008; la carga de datos con que avala sus tesis deja lugar a pocas dudas.

Vivimos en la sociedad de la imagen. Y esto significa, sobre todo, que la crisis económica existente es la formada por las imágenes que recibimos, pero hay otra parte de la crisis económica que no explican porque sus imágenes son ocultadas. Precisamente, lo que pretendemos con este trabajo es contar algunas causas que nos ocultan de la crisis económica, y que no nos cuenta el gobierno, ni la oposición, ni los medios de comunicación convencionales.

La salud de la economía española está enferma con crisis o sin crisis, como las demás economías del mundo

En lo económico, vivimos un momento de incertidumbre y dificultades Manolo, 36 años, acaba de quedar en paro debido a la crisis en la construcción. Cobra el desempleo y busca otro tipo de trabajo, porque ahora la construcción se ha venido a pique. Lo tiene difícil, pues sólo sabe trabajar de albañil.

Carmen, su mujer, trabaja en un comercio y cobra 600 euros. Tienen una hija pequeña.

No pueden hacer frente a los gastos normales: hipoteca de la Vivienda, alimentos, ropa, luz, butano, teléfono, seguros, coche, comunidad del bloque… y viven angustiados ante un futuro Incierto.

Antonio Ferrer Sais. Secretario de Acción Sindical Confederal de UGT.

Antonio Ferrer Sais.

España ha pasado de tener un crecimiento del PIB del 3,8% en 2007 al 2,7% en el primer trimestre de 2008, como consecuencia, la creación de empleo ha caído del 3,1% al 1,7% en el mismo período, mientras la tasa de paro se ha incrementado del 8,3% al 9,6%.
Estas cifras reflejan una caída grave del crecimiento económico y del empleo; hay que tener en cuenta que se ha reducido aún más en el segundo trimestre de este año y la situación no va a mejorar en lo que resta de año.
(Secretario Confederal de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer).

Tras más de una década de crecimiento económico, nos encontramos en un momento de incertidumbre y dificultades.

Andalucía fue la segunda comunidad que mayor tasa de crecimiento medio de su PIB experimentó en el último quinquenio. Así lo confirma la Contabilidad Regional de España 2000-2005 publicada por el Instituto Nacional de Estadística en diciembre de 2006. Un período en el que la economía española creció una media del 3,23% y en el que Murcia lideró el crecimiento económico, con un incremento medio del 3,83%, seguido de Andalucía, con un 3,68% y Extremadura, con un 3,51%. Por el contrario, las regiones que menos crecieron en estos años fueron la Rioja (2,76%), Asturias (2,66%) y Baleares (2,06%).

La crisis económica, lo que más preocupa a la ciudadanía de a pie

Para las españolas y los españoles los principales problemas que existe actualmente en España son:

  • la situación socioeconómica (59,9%)
  • el paro (56,1%)
  • la inmigración (27,9%)
  • la vivienda (21,5%)
  • el terrorismo, ETA (20,3%).

(Barómetro del Centro de Investigaciones Sociales – CIS- del mes de Julio de 2008).

Como vemos, la primera preocupación es la situación económica. Preguntas que nos podemos hacer: ¿Cuáles son las personas que tienen más posibilidades de ser golpeadas por la crisis económica? ¿Nos afecta la crisis económica por igual a todas las personas? ¿Qué hay detrás de la crisis económica?

En el Palacio de la Moncloa, el pasado 18 de junio, se abrió la Mesa del Diálogo Social para acordar las políticas sociales, laborales y económicas que deben contribuir a sortear la crisis económica.

La CEOE hizo público el mismo día 18 de junio, sus propuestas para el diálogo social, un documento que había aprobado en la víspera. El texto recoge “un análisis de enorme preocupación” sobre el escenario económico, al que denomina como “crisis”. La patronal CEOE solicita un nuevo marco fiscal que incentive la inversión, además de unos presupuestos que no aumenten el gasto público corriente y una reducción del impuesto de sociedades, un apoyo al sector de la vivienda. Respecto al mercado de trabajo, pide que continúe “la senda de la flexibilidad” y la necesidad de abordar medidas contra el absentismo laboral.

Síntomas de la crisis económica

La arquitectura financiera internacional se ha venido a pique: El escándalo de las “hipotecas basura” en EE.UU., el exceso de liquidez orientado a la especulación, y la abusiva subida del precio de la vivienda, junto a la subida de la gasolina, la crisis alimentaria y el cambio climático han sido factores desencadenantes.

El Banco de España calcula que el superávit público se reducirá este año al 1,2%, hasta “casi desaparecer” en 2009.

’Liberation’ cree “hundido” el milagro español. El rotativo francés analiza en un artículo el retroceso de la economía española tras las últimas cifras de PIB.- El Gobierno también interrumpe sus vacaciones para afrontar la contracción del segundo trimestre.
(EUROPA PRESS – París – 18/08/2008)

El parón de la construcción y sus efectos colaterales incrementarán el desempleo, esto es, habrá menos gente trabajando, lo que conllevará una disminución del consumo, y planteará el problema de los límites de las prestaciones del paro para cubrir las necesidades de las personas paradas.

Asimismo, producirá un aumento de oferta de trabajo muy precaria (personas paradas sin prestaciones, jóvenes sin trabajo ni formación, inmigrantes con red social débil), presiones a la baja de las condiciones laborales y ‘oportunidades’ para un incremento del empleo sumergido, sin condiciones ni garantías.

Todo ello, sumado a las debilidades de las prestaciones sociales destinadas a la infancia y grupos familiares, añadirá presiones a las mujeres con ‘responsabilidades familiares’ que no podrán derivarse como hasta ahora hacia el trabajo doméstico y de cuidados.

El viejo milagro español

Consistía en la conversión del endeudamiento hipotecario masivo y el crecimiento de los precios de la vivienda en ‘riqueza’ patrimonial. La alta tasa de beneficio empresarial es uno de los factores que explica la bonanza económica del ciclo expansivo de la economía española anterior a la crisis.

El núcleo de la crisis española es la caída de los niveles de consumo personal y familiar. Durante estos años pasados de ‘bonanza’ económica y crecimiento desbordante del PIB, nadie desconfiaba de que cada vez se consumiera más mientras los salarios reales se mantenían estancados o perdían capacidad adquisitiva.

Juan Torres

Juan Torres

El Banco de España ya ha recomendado al Gobierno que modere los salarios.

A pesar, de que el Estado Español ha sido “el único de la OCDE donde los salarios han disminuido en términos reales en los últimos años”.

(Juan Torres, catedrático de economía aplicada en la Universidad de Málaga).

La economía española sufre una “resaca inmobiliaria”

Hemos pasado de una situación de endeudamiento voluntario, producido porque se intenta vivir por encima de las posibilidades, a un endeudamiento forzoso provocado por la dificultad para acceder a los bienes necesarios.

Francisco Fernández Marugán, diputado socialista

Francisco Fernández Marugán

Durante meses la desaceleración de la economía española fue calificada de suave. En los primeros meses de 2008 se dio un paso más, y se las denominó como intensa. Ahora se la califica de bastante brusca, hasta el punto que quienes analizan la situación económica señalan que el deterioro de la actividad es de tal magnitud que el Producto Interior Bruto (PIB) se ha estancado y que prácticamente ha dejado de crecer en el segundo trimestre de 2008.
(Fr. Fernández Marugán, Diputado socialista por Badajoz).

Esta crisis tiene una característica distinta a otras: su profundidad y la rapidez con la que se está contagiando.

¿Qué ha sucedido para que una economía que hace un año creciera al 4% haya enfermado en un período tan corto de tiempo?

La burbuja del ladrillo nos ha estallado

“La situación actual es consecuencia del ciclo expansivo anterior, basado en el crecimiento especulativo del ladrillo y los servicios”
(Desiderio Martín, del sindicato CGT)

Es claro a quién perjudica más la crisis, pero no está tan claro cuáles son sus causas, y menos aún si son momentáneas o de fondo.

La mayoría de las personas analistas y expertas coinciden en que la economía española, al igual que la de otros países, se encuentra inmersa en una crisis. Si en la campaña electoral el gobierno hablaba de “desaceleración” y la oposición de “crisis” hoy nadie discute que el tiempo de las vacas gordas ha pasado. La recesión económica ha llegado para quedarse.

La crisis internacional de liquidez originada por la crisis de las hipotecas garantías (“suprime”) en EE.UU., junto a la escala mundial de los precios del petróleo y de los cereales, ha logrado penetrar en España, donde, además, debemos añadir la crisis del sector de la construcción, que ya está afectando a actividades afines de la industria y los servicios, y el elevado endeudamiento de las familias, agravado por el incremento de los intereses.

La economía española ha abusado de la construcción. El modelo de crecimiento basado en el ladrillo, por más que nos haya permitido cosechar aumento del Producto Interior Bruto espectaculares, nos ha alejado de modelos económicos más sostenibles y sólidos.

El Gobierno socialista ha puesto en marcha sus propias recetas para la crisis en un documento con miras más al marketing político. En primer lugar se confirman las prioridades del Gobierno: establecer las vías de subvención y rescate del sector de la construcción y presentarlas de forma que no suenen excesivamente inmorales. En este sentido se encuentran los créditos oficiales a la vivienda protegida y el plan de rehabilitación, también se insiste en la construcción de infraestructuras. No es extraño que se esté preparando una versión ampliada del, ya enorme expansivo, Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT) que promete ser el mayor atentado ecológico perpetrado por ningún Gobierno español. Otras dos medidas relacionadas con el transporte utilizan las palabras mágicas del sistema neoliberal: privatización de los aeropuertos y liberalización del transporte de mercancías por ferrocarril. Otro de los puntos fuertes de este programa es la reducción del gasto público.

El Gobierno se apoya en la recesión para colocarnos como salvadora una estrategia que sitúa la liberalización de servicios como generadora de competencia y mayor calidad en beneficio de las personas usuarias. Pero lo que no dice el Gobierno es que la liberalización del sector energético español supondrá más despidos (Gas Natural despedirá a 600 personas y reubicará a 1.400 de una plantilla de 3.800 personas trabajadoras) y encarecerá la tarifa eléctrica de 14 millones de personas, aproximadamente, en un 9%.

Contención del gasto público = recorte de gasto social y de derechos

“La contención del gasto público se refiere realmente al gasto social, pues no se cuestionan las cuantiosas ayudas a sectores empresariales, de las eléctricas en los 80 y 90, y a la construcción actualmente”.
(Walter Actis, del colectivo de sociólogos IOÉ, autores del Barómetro Social de España 1994-2006).

Detrás de las crisis vienen los recortes del gasto público, esto es, el recorte de gasto social y de derechos.

Cuando el dictador Franco murió en 1975, España era el país de Europa (junto con Grecia y Portugal) que tenía el mayor retraso social. El gasto público social por habitante era el más bajo del continente, con un enorme subdesarrollo de la educación, de la sanidad, de las pensiones, de la vivienda social y otros componentes del Estado de Bienestar que determinan la calidad de vida de la población y, en particular, de las clases populares.

Según la agencia estadística de la Unión Europea Eurostat, España continúa estando a la cola de la Europa social, treinta y tres años después del final del franquismo.

En el año 2006, el porcentaje de población que vivía bajo el umbral de la pobreza, en España, se situaba en un 20%, cuatro punto por encima de la media europea.

La receta de la CEOE: abaratar el despido y no subir el salario mínimo

Tras los años de bonanza y ante la actual avalancha de malos datos, el líder de la patronal española, pidió en septiembre “un paréntesis en el libre mercado”. Pero no para redistribuir los ingresos. Sólo una semana más tarde, el presidente de la CEOE recomendaba al Gobierno abaratar el despido, ante problemas excepcionales
Y no satisfecho con esta propuesta, además, se muestra en contra de la propuesta de subir el salario mínimo de 600 a 800 euros al final de la legislatura del Gobierno de Zapatero.
(Gerardo Díaz Ferrán, Presidente de la CEOE).

En los dos últimos años del boom inmobiliario las grandes constructoras desembarcaron en las principales compañías energéticas españolas:

  • ACS se convirtió en el primer accionista de Iberdrola y Unión Fenosa, y percibió 403 millones de euros en los seis primeros meses de este año
  • Acciona pasó a controlar el 25% de Endesa, y percibió 405 millones
  • Sacyr adquirió el 20% de Repsol-YPF.

De junio de 2007 a junio de 2008 se ha registrado casi medio millón de personas desempleadas. El aumento del desempleo está ya afectando a todos los grupos de trabajadoras y trabajadores en todas las actividades económicas, aunque las personas trabajadoras de la construcción son las más perjudicadas.

Además, las grandes constructoras, que en 2006 crecieron un 134%, se lanzaron a otros negocios como son las infraestructuras –aeropuertos, autopistas, etc.- y sobre todo a los mercados de Europa, América Latina y EE.UU. Y no sólo las constructoras: el 33% de los beneficios del Santander en el primer trimestre de 2008 proviene de América Latina.

Personas perdedoras que pagan los platos rotos de la crisis económica

De usar y tirar: Las personas Inmigrantes

Millones de personas son obligadas a migrar huyendo del hambre y la miseria en el momento mismo en que las naciones más ricas del mundo, donde aumenta la xenofobia, se muestran menos dispuestas que nunca a recibir la “miseria del mundo”.

Las personas que tienen más posibilidades de ser golpeadas por la crisis económica van a ser principalmente las personas trabajadoras que poseen menos recursos económicos, políticos, laborales y sociales para defenderse.

En especial las personas procedentes de los países llamados menos desarrollados, que son cerca de 3,3 millones en el mercado laboral español, a las cuales deben añadirse entre 750.000 y un millón de “personas sin papeles”, producto del efecto llamada de la economía sumergida.

Según Amnistía Internacional la situación de la discriminación en España pasa porque:

  • La inmigración es el tercer quebradero de cabeza para la ciudadanía española.
  • El porcentaje de personas españolas con actitudes hostiles hacia la inmigración se ha incrementado desde el 8% en 1997 al 32% en 2004.
  • Sitúa a nuestro país en la cola europea en la lucha contra la xenofobia y denuncia que los poderes políticos no hacen nada al respecto.

Para Esteban Cancelado, vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Inmigrantes y Refugiados en España (FERINE), el recorte en gastos sociales en tiempos de crisis “empeora la situación de todos los trabajadores y de los inmigrantes en particular, ya que es más barato despedirles”.

Muchas personas inmigrantes se ven doblemente afectadas por la caída de la burbuja inmobiliaria: por lado, como señala Desiderio Martín de la CGT, “la construcción ha caído dejando en la calle a miles de trabajadores, fundamentalmente inmigrantes”. Mientras, Esteban Cancelado de la (FERINE), comenta “algunos se hipotecaron para tener al menos una vivienda y ahora tienen que entregar sus casas”. Además, medidas como la promoción del retorno de personas inmigrantes a cambio de cobrar el paro en dos plazos o la “Directiva de la Vergüenza”, “quieren regresarnos a casa tras trabajar cinco o diez años, sin tener en cuenta que las razones sociopolíticas por las que emigramos no han cambiado. Somos el colchón amortiguador de la crisis y no vamos a pagarla. Reivindicamos la igualdad de derechos”.

El empobrecimiento y el desempleo son las causas principales, aunque no exclusivas, de las migraciones, cuyo destino depende cada vez más de redes legales e ilegales, que se apropian de una parte creciente de los beneficios de la globalización, gracias a la precarización del empleo.

La “Directiva de la Vergüenza”, esto es, el retorno de las personas inmigrantes, tras trabajar cinco o diez años, sin tener en cuenta que las razones sociopolíticas por las que emigraron no han cambiado.

Personas con pocos recursos económicos

Los servicios públicos son el patrimonio de aquellas personas que carecen de él.

En la actualidad, reducir el gasto público es la consigna de todas y todos los dirigentes del planeta. Los sistemas públicos de protección social están siendo desmantelados en todas partes. La vida cotidiana se vuelve cada vez más incierta.

Son aquellas personas que poseen unos Ingresos anuales inferiores a la mitad de los ingresos medios de la ciudadanía española. Son unos nueve millones de personas, según el último barómetro del colectivo de Investigación EOI, una gran parte de las cuales son personas activas con empleo, esto es, con ingresos mínimos, familias monomarentales en su mayoría. Estamos cuatro puntos por encima de la media europea (16%, esto es, 80 millones de personas).

Por otro lado estos grupos son los más afectados por el incremento de precios en productos básicos, que son los que más suben.

Cuando hablamos de personas con pocos recursos económicos estamos hablando de personas empobrecidas, estamos hablando de desigualdades. Cuando llegan las crisis, las personas más débiles están aún menos protegidas, los gastos sociales bajan.

Las políticas presupuestarias de austeridad agudizan aún más la situación, en lugar de reducir sus efectos.

Personas paradas y endeudadas

El Banco de España apuesta por que la economía española crecerá el 2,4% este año – la última previsión era del 3,1%- y el 2,1% en 2009.

Con un crecimiento del 2% la economía española apenas creará puestos de trabajo. Los pronósticos del Fondo Monetario Internacional apuntando a una Recesión general en 2009, vienen a confirmar la desaceleración económica. Actualmente se están perdiendo tres mil puestos de trabajo diariamente.

Las personas paradas, más de 2,5 millones registradas en el INEM, con solamente alrededor de un millón percibiendo prestaciones de desempleo.

El paro supone una incertidumbre que va a seguir aumentando, mientras que las prestaciones y ayudas irán disminuyendo en los próximos dos o tres años. La tasa de endeudamiento familiar es altísima: en Andalucía, la ciudadanía debe dos euros al banco por cada euro que tiene ahorrado, según la Asociación Hipotecaria de España. A finales de año más de 90.000 hogares no podrán hacer frente al pago de sus hipotecas.

Las cuentas domésticas están al límite.

“Estamos ante una situación de desaceleración del consumo. Los últimos datos corroboran que la actividad económica se está frenando, lo que se da en un momento en el que la economía doméstica está muy ajustada por el endeudamiento que soportan las familias malagueñas”
Francisco Villalba, consejero delegado de Analistas Económicos de Andalucía.

El coste práctico de lo que suponen datos como el aumento de la inflación, los tipos de interés o los precios del crudo lleva a la prensa a echar cálculos, aunque con resultados diferentes. El 1 de julio, Público llevaba a su portada: “82 euros cuesta la crisis a cada hogar al mes”. Expansión, mientras, afirma que “la crisis cuesta más de 160 euros extra al mes”.

Las personas asalariadas de inicios del siglo XXI poseen como características básicas la fragmentación interna, la precariedad y la vulnerabilidad laboral y social de la gran mayoría de ellas.Hay una gran diferencia entre los perfiles sociológicos de la persona obrera tradicional (hombre, entre 30 y 50 años, empleado en una gran o mediana empresa industrial, con contrato fijo, sindicado y relacionado con los partidos obreros) y la persona asalariada de nuestros días (mujer, menor de 30 a 35 años, empleada en el sector servicios, con contrato precario, para quien los sindicatos y los partidos obreros no son una referencia).

Los cambios más importantes que se han producido en la clase obrera en España en los últimos 20 ó 30 años se enmarcan en la evolución de variables fundamentales del mercado de trabajo: incremento constante de la actividad laboral de la población; incremento constante de la feminización de las personas trabajadoras; incremento constante de la actividad en el llamado sector servicios, con el hundimiento de la actividad agrícola y el descenso de la actividad industrial; incremento constante de la salarización de la población activa.

“Las víctimas de la situación económica no deben pagar los platos rotos”
(José María Fidalgo, secretario general de CC.OO.)

Ser mujeres con lleva vivir con más discriminaciones

El aumento de la temporalidad del empleo de las mujeres en el sector público está provocando un retroceso en la igualdad, precisamente cuando se pretende promover la igualdad laboral desde los poderes públicos.

La brecha salarial entre hombres y mujeres (oscila entre el 30% o el 13%) se hace más profunda.
El País, 08.10.07

Las mujeres trabajadoras en nuestro país son 8,5 millones, de las cuales 6,5 millones están viviendo en situación de precariedad, con una fortísima discriminación salarial por género, y eso a pesar de la Constitución y sin que la Ley de Igualdad haya previsto su corrección. Además, de sufrir la doble jornada ya que las tareas de reproducción, prácticamente, están a su cargo.

Tradicionalmente, las mujeres han sido una mano de obra considerada como subsidiaria y complementaria, lo mismo que sus ingresos para el hogar familiar, con lo cual son las mujeres las que van primero al paro al llegar la crisis.

Juventud, divino tesoro precario

Uno de los principales déficits de calidad de los empleos se da entre la juventud, que reciben salarios más bajos y sufren periodos de inactividad más largos, lo que acentúa los riegos de dificultad económica y social.

Las personas jóvenes trabajadoras, menores de 35 años, son 8,5 millones en España, de las cuales 6,5 millones son precarias. Y, todavía, en peores condiciones, están las personas trabajadoras menores de 25 años, que son 2 millones, de las cuales 1,8 son precarias.

Las personas jóvenes tienen bajos salarios, sin apenas posibilidades de promoción y formación, abocadas en su mayoría a trabajar en la construcción, el comercio y la hostelería, los sectores más precarizados y más proclives a ser golpeados por la crisis, además, preocupadas por las dificultades de acceso a una vivienda, por ello, casi el 40% en edad comprendida entre los 30 y los 35 años viven en el hogar Familiar. Según el Consejo de la Juventud de España, las personas jóvenes trabajadoras van a ser víctimas prioritarias de la crisis económica.

Tener una carrera universitaria no es garantía de que no afecte la crisis

En la última década se ha multiplicado por cinco el porcentaje de personas con estudios universitarios que ocupan puestos de trabajo no cualificados.
(Bancaja e Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas. Cuaderno nº 86 de Capital Humano).

No debe olvidarse a las personas trabajadoras, teóricamente privilegiadas, como son las tituladas universitarias, 1 de cada 3 ocupadas en nuestro país, alrededor de 7,5 millones, de las cuales casi 3 millones están subempleadas o desempleadas, a las que hay que añadir las personas directamente inactivas.

Así pues, las primeras víctimas de la crisis económica han sido las trabajadoras y trabajadores con menor poder adquisitivo, y si no se hace algo, seguirán aumentando, extendiéndose a otros grupos en función de su capacidad de resistencia, o falta de la misma.

Crisis económica, personas ganadoras

¿Crisis? ¿Qué crisis?

INFORME DE MERRILL LYNCH
• Crece el número de ricos en España pese a la crisis económica
• El número de grandes patrimonios aumentó un 4% el pasado año

Como decía el presidente del Gobierno, Zapatero, “es opinable si hay crisis”, especialmente según a quién se le pregunte.

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, se refería a la crisis como “ajuste fuerte”, y no iba a afectar demasiado al primer banco español y al cuarto de Occidente, ya que su grupo va a aprovechar la crisis económica para crecer y ganaría 10.000 millones de euros en 2008.

Los ‘cinco magníficos’ de la banca española – Santander, BBVA, la Caixa, Caja Madrid y Popular- aumentaron sus beneficios en un 14% en el primer trimestre de 2008 con respecto al mismo período de 2007.

En tiempos de crisis, gana la banca

“Los beneficios empresariales se han basado en su mayoría en el estancamiento salarial”
(El catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra, Vicen Navarro).

En 2007, los mayores ejecutivos de las 16 empresas más afectadas, por la crisis, ganaron hasta 334 millones de dólares, un 30% más que en el 2005.

En el primer trimestre del 2008 los bancos españoles ganaron 5.153 millones de euros, lo que supone un incremento del 10% respecto al mismo período en 2007, según la Asociación Española de Banca. Su índice de morosidad sólo aumentó un 1,20%.

Un Informe del Fondo Monetario Internacional afirma que, a lo largo de los últimos 25 años, en los países avanzados ha disminuido en siete puntos la parte correspondiente a las rentas del trabajo. En la Unión Europea, un informe interno de la Comisión resalta que “la participación de los salarios ha alcanzado los niveles históricos más bajos en los últimos años”.

La gran mentira: cuando hay beneficios todo el mundo gana

“Hay que tener en cuenta que entre los años 2002 y 2005 sólo aumentó el ingreso del 10% más rico de la ciudadanía de España”.

(Juan Torres. Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga).

La crisis tampoco parece afectar hasta ahora a las personas españolas que tienen más de un millón de euros, y que crecieron el año pasado en un 4% hasta situarse en las 164.000 personas, según un informe de Merrill Lynch.

El 20% de las personas más ricas ganó 5,4 veces más que el 20% más empobrecida, superior a la media de la UE, que se sitúa en el 4,9 según Eurostat y muy superior a la de países como Francia y Alemania, donde ronda el 4.

Los Gobiernos apuestan más por las empresas que por la ciudadanía

En España se ha premiado el camino fácil, la obtención de beneficios rápidos en sectores cerrados a la competencia como son la construcción y los servicios.
(José Mª Fidalgo, secretario general de CC.OO.).

Los Gobiernos europeos, tanto de derechas como de izquierdas, han tendido a multiplicar las iniciativas de apoyo a las empresas, unas veces con medidas “flexibilizadoras” del mercado de trabajo, otras veces con subvenciones y bonificaciones a la contratación, amén de la generalizada tendencia a reducirles la fiscalidad.

En plena euforia de beneficios, en estos años atrás, entró en vigor en España una reforma del Impuesto de Sociedades, que ahorró unos dos mil millones de euros a las empresas. Otro ejemplo de contribución a la mejora de los beneficios empresariales.

Comentarios desde Facebook

Leave a Reply