El caso de Garoña (02)

Ir a la primera parte «La energía nuclear hoy (01)»

Siguiendo con el análisis relativo a la energía nuclear, del informe de la fundación del PSOE, transcribo aquí la sección dedicada específicamente a la central nuclear de Garoña, pues me parece necesario saber que documentos tenía Zapatero sobre la mesa cuando optó por traicionar a sus electores, en contra de la opinión de los expertos consultados por su partido.

zapateronuclear

La estrategia de wait-and-see y de sustitución por renovables arriba apuntada no parece conveniente aplicarla a la central de Garoña. O mejor dicho, su aplicación a este caso aconseja el cierre de la misma al término de su actual licencia de operación.
Después de la clausura de Vandellòs I y de Zorita, Garoña es la última central de la primera generación que está operativa en España. Su diseño es de los años 1960 y se conectó a la red en 1971. En realidad, puede considerarse casi un prototipo pues su fabricante, General Electric, cambió varias veces de diseño en los años posteriores.

A lo largo de su vida ha tenido problemas de agrietamiento de algunas piezas importantes de la vasija del reactor por corrosión, habiéndose producido estos problemas de forma recurrente y continuada a lo largo de sus 38 años de operación, sin que haya sido posible detener un proceso que sólo cabe interpretar como de envejecimiento prematuro.
En los últimos meses y después de la última recarga ha tenido varios sucesos notificables y parece que el último de ellos puede haber comportado la rotura de algún elemento de combustible con el consiguiente aumento de la radioactividad del circuito primario.

Garoña tiene una potencia nominal de 460 MWe, sobre un total de 7.700 MWe del parque nuclear español. Su producción supuso el año pasado el 1,43% del total de generación neta del sistema eléctrico español. Su clausura no tendría por tanto efecto alguno sobre la cobertura de la demanda española.

A título de ejemplo, el año pasado España exportó el equivalente al triple de la electricidad producida por Garoña. Sólo el incremento del parque de energías renovables entre 2006 y 2007 supuso el doble de producción de Garoña este mismo año.
Podemos por tanto considerar que el esfuerzo que hemos realizado en los últimos años en el despliegue de renovables compensa con creces la clausura de Garoña, y que la prolongación de su vida útil supondría asumir unos riesgos de seguridad del todo innecesarios.

Su efecto sobre los costes mayoristas de generación no son en absoluto significativos y el posible incremento de emisiones que pueda suponer su sustitución por generación de gas en determinados períodos horarios será compensado con creces por los incrementos ya previstos del parque renovable.

Por todo ello, es aconsejable la no renovación de la licencia de operación de Garoña como primera materialización de la estrategia de sustitución de capacidad nuclear por electricidad renovable, tras haber acometido a tiempo el despliegue de energías renovables.
Una estrategia que, como hemos dicho, hemos de seguir previendo en relación al resto del parque nuclear, en previsión de su eventual clausura sin sustitución, posible o conveniente, después de haber agotado su vida útil.

Autores de los capítulos del informe.

  • Marcel Coderch Collell, Miembro del Consejo Asesor para el desarrollo sostenible de la Generalitat de Cataluña
  • Rolando Fuentes Bracamontes, Fellow de la London School of Economics, Department of Geography & Environment
  • Xavier García Casals, Dr. Ingeniero aeronáutico y Consultor
  • Lara Lázaro Touza, Fellow de la London School of Economics, Department of Geography & Environment
  • Arjun Makhijani, Ph.D.; Presidente del Institute for Energy and Environmental Research (IEER)
  • José Luis Manzano Seco, Ingeniero industrial y Presidente de Electria (Companía eléctrica para el desarrollo sostenible)
  • Jeremy Rifkin, Presidente de la Foundation on Economic Trends
  • Valeriano Ruiz Hernández, Catedrático de Termodinámica de la Universidad de Sevilla
  • Heikki Willstedt Mesa, Experto en Energía y Cambio Climático

Continúa en «Las verdaderas razones del declive nuclear (03)»

Comentarios desde Facebook

1 Comment

Leave a Reply