Libertad para Amadeu Casellas

Transcribo aquí el artículo de Rafael Álvarez (Madrid) para el periódico El Mundo, publicado el 25 de octubre de 2009.

Si no te apetece leer, escucha Hip Hop Combativo, seguro que te animas a sabe más.

[flash http://www.youtube.com/watch?v=bB4eTMUTsow w=570 h=461 mode=0]

Hambre de libertad en primer grado

amadeu-casellasDescendido hasta los 54 kilos desde sus 90 habituales, rozando el coma, a punto de recibir alimentación forzosa y pensando de reojo en el indulto, Amadeu ha dejado su huelga carcelaria a los 99 días de hambre. No ha esperado a los 100 porque los números redondos no valen para quien lleva en prisión 23 años y un día. Y otro y otro y otro…

Contamos la historia penúltima de Amadeu Casellas, anarquista de 50 años, media vida en libertad y media en prisión sin delito de sangre, que un día de abril estuvo casi en la calle pero se quedó en el casi. Y hasta hoy.

Tras una juventud de atracos a los bancos «para repartir su dinero entre los que lo necesitan», Casellas empezó a probar la cárcel. Y entre las rejas creció el anarquista de las revueltas y las críticas al sistema.

En setiembre de 2008, «con siete años sin expedientes disciplinarios, buen comportamiento y trabajo en prisión» —según Xabier Asensio, abogado de la CNT— los Servicios Penitenciarios de la Generalitat ofrecieron al viejo preso una esperanza. Él conoce a Joan Tardá, diputado de ERC, paisano de Casellas y hombre «alucinado desde hace un año». «Se inició un procedimiento por el que Casellas podría acceder al tercer grado si mantenía la buena conducta y el trabajo». El proceso estaba avalado por Ignasi García y Clavel, director de prisiones en tiempos de Pujol y ahora en el Sindic de Greuges (Defensor del Pueblo catalán). Clavel era una garantía para Casellas, que me llegó a decir que se fiaba de él».

Tardá se interesó por el caso. Colgó reflexiones en su blog, visitó al interno y aprovechó su condición parlamentaria para tener entrevistas a alto nivel. «Hasta marzo de este año me reuní varias veces con el director de la carcel y con el Secretario de Servicios penitenciarios de la Generalitat. Me decían que todo iba bien, que Amadeu trabajaba de albañil y que se le había dado la responsabilidad de conducir una furgoneta, una muestra de confianza».

Pero el día que la Junta de Tratamiento iba a estudiar el tercer grado, apareció una causa penal que revolvería el futuro de Casellas. «Una mujer que iba a visitar la cárcel fue detenida por droga. Dijo que era para Casellas y la Fiscalía, en vez de acusarla a ella, le acusó a él. Obvió su presunción de inocencia y no aportó base probatoria ni indiciaria», afirma el abogado Xavier Asensio. «Casellas se vio perdido», dice el diputado Tardá.

La cárcel anuló la posibilidad de tercer grado al tiempo que responsabilizó a Casellas de unos textos en internet que difamaban al sistema penitenciario acusándolo de corrupción, «una autoría que Amadeu niega y que, en cualquier caso, no puede acumularse a otro proceso«, coinciden Asensio y Tardá. El anarquista regresó al silencio, barruntó una protesta y el 15 de julio la decidió: huelga de hambre.

Comentarios desde Facebook

Leave a Reply