Los Amigos de Durruti, los trotsquistas y los sucesos de Mayo 02 • Introducción y “Los Amigos de Durruti”

INTRODUCCIÓN

A pesar de los esfuerzos realizados en 1977 por algunas revistas para conmemorar el 40 aniversario de los hechos de mayo, el balance de las contribuciones no presenta ninguna novedad historiográfica de importancia. Se siguen presentando estos hechos como una provocación: para los comunistas, los culpables son los trotsquistas y los anarquistas incontrolados; y para los anarquistas “oficiales” Santillán y Federica Montseny, los culpables son los comunistas y algunos sectores anarquistas “nerviosos”, “indisciplinados”. En ambos casos, se presenta, se busca, un chivo expiatorio. En la propaganda comunista, los provocadores son siempre los trotsquistas, entre los que se incluye el POUM (!!!), y los incontrolados “Amigos de Durruti“. Ese mismo calificativo de provocadores fue empleado por la CNT para definir la actuación de los “Amigos de Durruti”.

Saliendo al paso de lo que nos parece una deformación, damos la palabra al “Amigo del Pueblo”, con una selección de los textos más representativos, a nuestro parecer. Publicamos el texto entero de las octavillas y del manifiesto de los “Amigos de Durruti” y del grupo “Voz Leninista“, ya que hasta ahora, estos textos se citaban mal, fragmentaria y confusamente.

Así los lectores pueden tener la versión del grupo que representaba mejor las aspiraciones de la base durante los hechos de mayo.

Frank Mintz y Miguel Peciña, 6-XII-1977


LA AGRUPACIÓN “LOS AMIGOS DE DURRUTI”

Este grupo aparece oficialmente con el siguiente comunicado en el órgano de la columna, “Frente“, nº 77, pág. 3, 8 de marzo de 1937.

Los Amigos de Durruti” no es un grupo más. Nosotros pretendemos que la revolución española se compenetre de la savia revolucionaria de nuestro Durruti. “Los Amigos de Durruti” permanecen fieles a las últimas palabras pronunciadas por nuestro camarada en el corazón de Barcelona denunciando la labor contrarrevolucionaria y mostrando con trazos viriles el camino que habíamos de seguir”.

Durruti en la Revolución española.

[flash http://en.sevenload.com/videos/neytTnA-Durruti-en-la-revolucion-espanola w=500 h=408 mode=0 f={shownavigation=true&showstop=false&showdownload=false}]

“Para inscribirse en nuestra asociación es indispensable pertenecer a la CNT y demostrar un pasado de lucha y de amor a las ideas y a la Revolución. De una manera transitoria se reciben las inscripciones en Rambla de Cataluña, 15, principal (Sección de periodistas de la CNT)”.

Más precisamente parece ser que el núcleo principal era “una parte de camaradas de la Columna Durruti, en el sector de Gelsa, que se negaron a aceptar terminantemente (la militarización) lo que era un acuerdo de la organización cuando las otras columnas confederales lo habían aceptado.”

“Se les conminó varias veces a que depusieran su actitud y acataran los acuerdos de la organización. Estas indicaciones que fueron hechas por parte de los Comités Regionales CNT-FAI, fueron desatendidas por completo”. “Transcurridas varias semanas y visto que no era posible armonizar la división de criterio que existía en la Columna Durruti, bajó a entrevistarse con estos comités una comisión presidida por el camarada Manzana y en una reunión conjunta de los mismos expuso la delicada situación porque atravesaba la Columna, ya que entre las dos partes existía tal tirantez que se temía degenerara en un choque sangriento.” “después de deliberar largo rato acordaron que en el término de quince días, a partir de la reunión abandonarían el frente, entregando las armas a otros camaradas que fueran a reemplazarlos”. (FAI “Informe que este comité de relaciones de grupos anarquistas de Cataluña presenta a los compañeros de la región”, Barcelona, marzo de 1937).

Aquella actitud existía también en la Columna de Hierro, pero sus componentes se disgregaron. En cambio, en una entrevista en “La Noche” del 24 de marzo de 1937, Pablo Ruiz “delegado de la cuarta agrupación de Gelsa, integrada por unos seiscientos militantes CNT-FAI ” declaraba: “Cuando marchamos al frente dejamos en manos de los compañeros la marcha victoriosa de la Revolución, desde el punto de vista anarquista. Pero en la estructuración de la misma se ha dado participación a partidos políticos que no sentían la revolución por tener que defender intereses de pequeños burgueses y a la UGT que comparada con nosotros tenía un reducido porcentaje en Cataluña y una muy escasa influencia en la vida económico-administrativa de la Revolución. Y claro está, al pactar con ellos perdimos la hegemonía de la Revolución y se han visto precisados a ir transigiendo día por día, con lo que se ha desfigurado la revolución con la merma de las conquistas revolucionarias alcanzadas en los primeros días”.

“Ello ha dado lugar a la formación de los “Amigos de Durruti”, ya que esta nueva organización tiene como objetivo primordial conservar intactos los postulados de la CNT-FAI, remontándose al 19 de Julio, a fin de imponer que sea la organización sindical la encargada de la dirección económica-social, sin dar participación a los partidos políticos por considerar que no estaban capacitados para considerarlos renovadores. Todo ello sin pretender imponerlo por la fuerza sino por medio de la propaganda en el seno de la CNT, reviviendo el espíritu creador y organizador de la misma, que no podemos dejar decaer”.

“Y soy opuesto a la participación de los partidos, por estimar que traería aparejada la pérdida de la revolución a la que se ha de desembocar por todos los medios, pero nunca transigiendo con grupos que además de no sentir la revolución están en minoría”.

Por tanto, en la práctica como en la teoría, la agrupación se proponía volver al movimiento de autogestión y de guerra revolucionaria que hubo en la base en julio y agosto de 1936. Es notable que esto es una condena indirecta pero implacable de todo lo realizado por la CNT-FAI desde las esferas del Poder, y se acompaña de la antipatía declarada a los partidos políticos. Por fin, la Agrupación afirma su deseo de pasar a la acción, sin alianza con grupos minoritarios, lo que es un tanto vago, pero quizá se pueda interpretar de dos maneras (¿a la vez?) rechazo del POUM o rechazo de grupos anticomunistas pero no revolucionarios como los partidarios de Largo Caballero.

El 19 de abril de 1937 en Barcelona, “Los Amigos de Durruti” dieron un mitin con Francisco Pellicer, Pablo Ruiz, Jaime Balius, Francisco Carreño, desde Valencia V. Pérez Combina mandó su adhesión, y presidió Romero. Pellicer planteó el “problema de las subsistencias, diciendo que éstas han llegado a tal altura que con los jornales que actualmente se cobran no se puede comer. Expuso la necesidad apremiante de acabar con los especuladores que con su conducta se apartan y falsean el espíritu de la revolución”.

Jaime Balius afirmó que “La revolución y la guerra van íntimamente unidas, y ambas hay que ganarlas”. “Dijo que hay que socializar rápidamente todas las riquezas del país, pues hemos de luchar solos contra todos, y dirigió duros ataques a los nuevos ricos que van al café en coche, quemando oro, puesto que con oro pagamos la gasolina. Refiriéndose a los políticos dijo que aún hay quien cobra 165.000 pesetas al mes, mientras los que defienden con las armas en la mano al pueblo cobran diez pesetas diarias; y que aún subsiste la farsa parlamentaria de los diputados que se reúnen de vez en cuando para prolongar el estado de alarma; esto en cuanto al Parlamento Nacional, pues el de Cataluña, ni siquiera sirve para eso”.

(Fuente : La Vanguardia 20-4-1937, p.4).

Comentarios desde Facebook

2 Comments

Leave a Reply