Los Amigos de Durruti, los trotsquistas y los sucesos de Mayo 07 • Los trotskistas y el Grupo Bernieri

(Viene de “06 • Las distintas versiones y el bloqueo de la ayuda.“)

La situación de los trotskistas de “Voz Leninista” y de “El Soviet” durante los sucesos de mayo de 1937

POUM-Socorro-RojoComo es sabido la Izquierda Comunista, la organización trotskista española que dirigían Nin y Andrade, se unió al BOC de Maurín llegando a constituir en septiembre de 1935 un nuevo partido: el POUM. En enero de 1936 el POUM firma el pacto de Frente Popular; Trotsky reacciona de inmediato el 22 del mismo mes con la publicación de un artículo, “La traición del Partido Obrero de Unificación Marxista”, que equivale a una ruptura pública. El anatema de Trotsky supuso no solamente el distanciamiento del POUM de los partidarios de la IV Internacional, sino que además dificultó el arraigo del trotskismo en España, al menos durante los tres años siguientes en que transcurre la guerra civil. Sin embargo, el tema ha producido abundante literatura por la asimilación injustificada que se hizo del POUM con el trotskismo, particularmente con motivo de los sucesos de mayo de 1937 en Barcelona.

La inexistencia de una organización trotskista española al estallar la guerra, hizo que los militantes extranjeros defensores de la IV Internacional trataran en los primeros meses de acercarse al POUM. Los combatientes trotskistas, que preferían autodenominarse bolchevique-leninistas, estuvieron presentes tanto en Madrid, como en Barcelona, aunque en número muy reducido. Políticamente organizados no hubo más de cincuenta personas entre milicianos y civiles; en su mayoría eran franceses, italianos refugiados en Francia y belgas.

En agosto de 1936 intentaron “entrar” en el POUM, pero su admisión fue rechazada por el Comité Ejecutivo, ya que los portavoces trotskistas (Jean Rous y Benjamín Péret) pretendieron que se les reconociera como fracción bolchevique-leninista y el POUM no admitía la existencia de fracciones. A pesar del fracaso de la negociación en lo que respecta al ingreso orgánico en tanto que fracción, una veintena de trotskistas se alistaron en el batallón “Lenin” con los internacionales del POUM y a fines de agosto partieron a Huesca, dispuestos a entrar en combate.

El 7 de septiembre el joven Fauconnet caía víctima de una bala en la cabeza; con su muerte los trotskistas sufrían la primera baja. Poco después, en octubre, el grupo se disolvía. La participación de Andrés Nin como ministro-consejero de la justicia en el gobierno catalán, constituido el 26 de septiembre de 1936, aleja definitivamente a los trotskistas de la órbita del POUM y, a partir de este momento, van a tratar de organizar al margen de cualquier otra fuerza política el partido de la revolución. Empresa imposible si tenemos en cuenta que los trotskistas eran poco numerosos y extranjeros en su mayoría, iban contra corriente y además estaban divididos entre sí.

Efectivamente llegaron a constituirse dos grupos rivales : el de “Voz Leninista” y el de “El Soviet“, nombres de sus boletines respectivos. El primero era el grupo oficial, reconocido por Trotsky, del que los más destacados representantes fueron “Munis” (Fernández Grandizo), el poeta surrealista Benjamín Péret y el polaco “Moulin” (Winter). El segundo grupo, si bien se reclamaba de Trotsky, no reconocía la autoridad del Secretariado pro IV Internacional y recibía apoyo de “La Commune”, periódico del PCI (Parti Communiste Internationaliste) que encabezaban los disidentes Raymond Molinier y Pierre Frank.

El principal animador de “El Soviet” era “Fosco” (Nicola di Bartolomeo), militante italiano asentado en Barcelona desde mayo de 1936 que fue nombrado por el POUM para el cargo de delegado del control y de la recepción de extranjeros. “Fosco”, que durante los dos primeros meses de la guerra ejerció en los locales del hotel Falcón el mencionado cargo, tras haber rechazado el ingreso en el POUM a título individual, no tuvo más remedio que dimitir.

En mayo de 1937 el grupo de “El Soviet” se reducía a siete ú ocho personas (según la información suministrada por “Sonia” – Virginia Gervasini – compañera de “Fosco”) y su participación en las jornadas de mayo se limitó a hacer acto de presencia en las barricadas. Un militante llamado Rémy hace una rápida alusión en un artículo de La Vérité (revista teórica del PCI, no 1 enero de 1938) y Virginia Gervasini nos informa en 1977 de cómo, delante de los locales del POUM en las Ramblas, “Fosco” fue desarmado por un grupo de guardias de Asalto. En cualquier caso “El Soviet” no publicó ninguna octavilla del 3 al 9 de mayo.

Por el contrario, el grupo de “Voz Leninista“, que tampoco disponía de fuerzas y medios considerables (en Barcelona contaba unos quince militantes), lanzó el martes 4 de mayo, segundo día de la lucha, el breve texto siguiente: ” ¡Viva la ofensiva revolucionaria’. Nada de compromisos. Desarme de la GNR y Guardia de Asalto reaccionarias. El momento es decisivo. La próxima vez será demasiado tarde. Huelga general en todas las industrias que no trabajan para la guerra hasta la dimisión del gobierno reaccionario. Sólo el Poder Proletario puede asegurar la victoria militar. Armamento total de la clase obrera. ¡Viva la unidad de acción CNT-FAI-POUM! Viva el Frente Revolucionario del Proletariado. En los talleres, fábricas, barriadas, etc.: Comités de defensa Revolucionaria. (Sección Bolchevique-leninista de España Por la IV Internacional). (Establecemos el texto basándonos en la fotografía-facsimile de la octavilla publicada por La lutte Ouvrière, del 10 de junio de 1937, no 48).

Munis asegura en su libro “Jalones de derrota: promesa de victoria” (Ed. Lucha Obrera, México 1948) que los obreros cenetistas distribuyeron en las barricadas la octavilla trotskista del día 4. Orwell que, durante los sucesos de mayo, permaneció todo el tiempo en las inmediaciones del “Falcón”, plaza del Teatro, dice en Homage to Catalonia (Penguin Books) haber leído la octavilla, lo que nos permite afirmar que al menos se difundió entre los elementos del POUM y afines. El llamamiento de la octavilla a “la unidad de acción CNT-FAI-POUM” dista de ser una mera consigna, pues al comienzo de la lucha los cenetistas, las juventudes libertarias y el POUM, con absoluta unanimidad, hicieron frente común contra las fuerzas de Orden Público, el PSUC y los catalanistas.

El Comité Ejecutivo del POUM en una reunión con el Comité Regional de la CNT en la noche del día 3 llego a proponer incluso que ambas organizaciones se pusieran en cabeza del movimiento. La Batalla del día 4 (ver el manifiesto en anexo) lo apoya decidida-mente, pero, una vez que el conflicto no se resuelve con rapidez por la vía de las armas y que los dirigentes anarquistas nacionales y locales condenan el enfrentamiento con repetidas llamadas al cese de hostilidades, el POUM abandona su actitud beligerante y termina alineándose sobre las posiciones de la CNT.

Finalmente, un punto importante a esclarecer es el de saber si hubo o no colaboración entre los miembros de “Voz Leninista” y “Los Amigos de Durruti”. A pesar de las alegaciones posteriores de los trotskistas (Pierre Broué por ej. en una edición reciente de los escritos de Trotsky sobre España, “La Revolution Espagnole” ed. de Minuit 1975) en las que se da como cierta la existencia de una alianza entre ambos, no tiene fundamento el pretenderlo

Ni durante los sucesos de mayo, ni después, los trotskistas y los Amigos de Durruti publicaron o firmaron en común texto alguno; es más en “El Amigo del Pueblo” no hemos encontrado asomo de mención a “Voz Leninista” o a la sección bolchevique-leninista de España. La prensa trotskista de la época, si bien expresa su simpatía por la acción de “Los Amigos de Durruti”, tampoco permite aducir pruebas de colaboración. No obstante, sí que hubo, a falta de pacto o alianza, coincidencia política entre los trotskistas y los Amigos de Durruti, puesto que fueron los dos únicos grupos que pretendieron en mayo continuar la lucha oponiéndose al alto el fuego.

TIERRA Y LIBERTAD. Ken Loach.

[flash http://video.google.com/googleplayer.swf?docid=7709600303437634858&hl=es w=500 h=408 mode=0 f={shownavigation=true&showstop=false&showdownload=false}]

Manifiesto del C.E. del POUM y del C.E. de la J.C.I. (4 de mayo)

La clase trabajadora, frente a los ataques de la contrarevolución. La contrarevolución tiene un plan. Es el que los reformistas del P.S.U.C. han llamado el “Plan de la Victoria”. Etapas de este Plan son los hechos ocurridos últimamente. Intentos de asalto a Puigcerdá por las fuerzas de orden público. Intento de ocupación de la ciudad de Figueras. Excursión punitiva a Molíns de Llobregat de los trabajadores en plena calle. Y ayer tarde, asalto armado al edificio de la Telefónica, de la plaza de Cataluña. Provocaciones de la contrarrevolución para pulsar la capacidad de resistencia de las masas trabajadoras. Preparativos del ataque a fondo contra las conquistas de la Revolución.

Pero la respuesta proletaria no ha podido ser más contundente. Miles de trabajadores han vuelto a la calle arma al brazo. Las fábricas, los talleres, los almacenes… han parado los trabajos. Las barricadas de la libertad han vuelto a surgir en todos los lugares de la ciudad. El espíritu del 19 de julio se ha apoderado nuevamente de Barcelona. La mayoría de los pueblos de Cataluña se ha hecho eco del gesto de la capital. La clase trabajadora es fuerte y sabrá aplastar todos los intentos de la contrarrevolución. Hay que vivir alerta con el fusil en la mano. Hay que mantener este magnifico espíritu de resistencia y de lucha, garantía de nuestro triunfo. Y hay que evitar que la contrarrevolución vuelva a levantar la cabeza.

Para esto: Dimisión de Rodríguez Salas, comisario de Orden Público y responsable directo de estas provocaciones. Anulación de los decretos de orden público. El Orden público, en manos de la clase trabajadora. Frente Obrero Revolucionario de las organizaciones que acepten el triunfo sobre el fascismo en el frente y la victoria de la Revolución en retaguardia. Creación de Comités de Defensa de la Revolución en todas las barriadas, en todas las poblaciones y en todos los lugares de trabajo.- El Comité Ejecutivo del POUM- El Comité Ejecutivo de las J.C.I. La Batalla.

Barcelona, martes 4 de mayo de 1937

“Ante una provocación de la contrarevolución, la clase obrera ha respondido con la huelga general y la lucha en la calle. Nuestro partido fiel a su carácter y a sus sentimientos ha estado en todo momento junto a los camaradas de la CNT y de la FAI”

“Habiéndose aniquilado la maniobra contrarevolucionaria, los trabajadores deben retirarse de la lucha sin falta y reintegrar hoy mismo, de manera disciplinada, al trabajo a fin de continuar produciendo con entusiasmo para vencer rápidamente al fascismo. El POUM da orden a todos los militantes armados de retirarse de las barricadas y de las calles y de reintegrar al trabajo, aunque manteniéndose vigilantes”. (El Comité Ejecutivo del POUM, “La Batalla” 6-V-1937; retraducido del francés según Lutte Ouvrière, n° 48, 10-VI-1937)

Octavilla del Grupo de Berneri

El periódico “Guerra di classe” de los compañeros anarquistas italianos, nº 15 con fecha del 9 de mayo de 1937 impreso en Barcelona, tiene una separata que trata de los acontecimientos porque el número estaba en imprenta el 3. Esta octavilla “volantino” es del día 9 y la parte que omitimos trata de los detalles de los asesinatos de Berneri y Barbieri.

El segundo 19 de julio

“Una vez más el proletariado de Barcelona ha debido responder a la provocación policíaco-reaccionaria y salir a la calle con las armas en las manos.”

“El proletariado revolucionario español que ofreció todo el 19 de julio de 1936 y durante todos aquellos meses de guerra, no ha sido avaro de su vida ni tampoco lo ha sido en las jornadas del 3 al 7 corriente. Calculando con intuición instintiva lo que habría significado dejar pasar desapercibido el gesto provocatorio de la tentativa de ocupación, por parte de la Guardia de Asalto, de la central telefónica, el proletariado barcelonés se ha rebelado, con un súbito ímpetu y sin tener demasiado en cuenta la aprobación o la desaprobación del elemento dirigente de las propias organizaciones.”

“Una vez más y como siempre se ha tenido la prueba de que todo lo que es vital y operante en un movimiento social, no puede ser más que la expresión espontánea e instintiva procedente de la base.”

“Ella combatió y combatió bien, y se habría apoderado de Barcelona en las primeras 24 horas de lucha, de no haber sido frenado el magnífico y heroico impulso irresistible por las reiteradas órdenes de los organismos dirigentes.”

“Inútil de entrar en los detalles. Toda la prensa los dio de modo más o menos fidedigno. Y nos reservamos hacerlo en el próximo número. Por ahora, nos falta el espacio. Cabe decir no obstante que hasta hoy ni siquiera nuestra prensa ha reconocido la justeza del generoso impulso del pueblo en revuelta y no ha distinguido bastante entre el pueblo realmente revolucionario y antifascista y, las capas más o menos pequeñoburguesas conservadoras y semifascistas, mando no directamente fascistas, que se enfrentaron. Por eso, nuestra prensa, demasiado preocupada por las consecuencias, no hizo distinción entre las dos o más partes en lucha, para la misma todos eran Provocadores o fascistas. Pero, el antifascismo mundial del seno del que vinieron tantas víctimas en aquellas jornadas de lucha civil y tantos inmolados durante los diez meses de guerra en los distintos frentes, tiene el derecho de ser mejor informado.”

“No dejaremos de hacerlo”

“De momento nos limitamos a expresar a todos los que salieron a la calle y barricadaron en las propias sedes para defender el patrimonio revolucionario adquirido con el heroísmo y la sangre del 19 de julio, toda nuestra solidaridad y admiración. Y a los numerosos muertos en la pelea y a los asesinados alevosamente por la mano largo del terrorismo fascista y rojo, repetimos la promesa de continuar el pensamiento y la obra.”

POUM: UNA VIDA POR LA UTOPÍA

Comentarios desde Facebook

6 Comments

Leave a Reply