Unificar la izquierda… ¿sobre qué bases? • kaosenlared

Escribo este artículo como respuesta a «Hablemos claro…» de Kaosenlared.

bandera_negra_francesaHas citado una serie de palabras (conceptos) que te tendrían que dar la respuesta a por qué motivo ocurre todo eso que, muy acertadamente, expones:
sometimiento, docilidad, aceptación, jerarquías, poder, encumbrarse, altanería, lugares reservados…

Has hecho en tu texto una lista que es en si misma todo aquello por lo que el Socialismo Libertario no puede pactar con el Autoritario; porque es pedirnos, no un acuerdo de mínimos, sino la renuncia total a aquello que pensamos, aceptar aquello contra lo que luchamos.

No pertenezco a ningún grupo, mis acciones tanto en el espacio real como en el virtual son acciones autónomas, algunas de las cuales encuentran en cada momento y lugar compañerxs con las que llevarlas adelante y eso es lo único que, al menos yo, puedo hacer.

Esas mismas palabras que extraje de tu texto, definen también por qué motivo la gente va de un grupo a otro. Porque toda persona de izquierdas lo es, en el fondo, por amor a tres conceptos ya viejos y que no admiten discusión ni enmiendas: “Libertad, Igualdad y Fraternidad” y eso es precisamente de lo que adolecen todos esos grupos sean marxistas, leninistas o como quiera que se autodefinan.

¿Sobre qué bases?

Otra cosa es que se hable de definir una sociedad, un nuevo sistema más igualitario y en el que no haya resquicios para que las personas se vean afectadas por esa serie de conceptos que mencionas en tu artículo.

Una sociedad donde no haya que obedecer a nadie (Libertad) donde todxs tengamos las mismas oportunidades y donde el tiempo de las personas valga lo mismo independientemente de cual sea la labor que desarrollen (Igualdad) y donde todxs podamos contar con la ayuda de lxs demás igual que todxs puedan contar con nuestra ayuda (Fraternidad).

Con esto se puede formar una base común de la que partir y sobre la que podríamos construir el acuerdo para, todxs juntos, derribar el Sistema Capitalista. Luego, mejor aún durante la batalla, podemos ir discutiendo las fórmulas para llevar esto a cabo.

Entonces si, entonces se nos puede pedir el apoyo a un proyecto común; pero mientras la oferta sea: “estos son nuestros dogmas y a partir de aquí vamos a tumbar al Capitalismo para ponernos nosotros”…

No, gracias. Recuerdo lo que pasó en las Revoluciones francesa, rusa y española.

Comentarios desde Facebook

Leave a Reply