Asel • En Chile por amor

Lourdes Luzarraga – Hermana de Asel – LUN

Les da lo mismo los casi 20 años de diferencia que hay entre ellos, tampoco les importa que ella haya nacido en Temuco y él en el País Vasco. Lo que realmente complica a Vanessa Contreras y a Asel Luzarraga es que a él lo expulsen de Chile y se tengan que separar.

El 31 de diciembre pasado, funcionarios de la Secretaría Regional Ministerial de Justicia de La Araucanía encontraron en la puerta de la oficina pública un artefacto explosivo que no alcanzó a detonar. Ese mismo día, carabineros allanó la casa del escritor bilbaíno en Padre Las Casas y encontró un extintor vacío, pólvora y perdigones. Durante la formalización del español, el fiscal Omar Mérida invocó la ley antiterrorista y precisó que se realizarían diligencias para probar la responsabilidad de Luzarraga en la detonación de 4 bombazos registrados en Temuco durante el año pasado.

Jaime Madariaga, abogado de Luzarraga aclara: “Se dio a entender a la opinión pública de que este sujeto había colocado bombas, pero no, en la audiencia de formalización quedó muy claro que el único delito que se le imputa es infracción a la ley de control de armas. Él no tiene nada que ver con las bombas. Asel es un tipo pacifista, un intelectual que ha publicado cuatro libros y que no tiene ningún contacto con las comunidades mapuches, no es un activista”. Según la declaración de Luzarraga, los artefactos encontrados en su casa no le pertenecían, su abogado agrega: “Al parecer alguien habría metido todas estas cosas en la casa. Tenemos mucho que investigar porque tampoco sabemos quién llamó a la policía para inculparlo”.

En Chile por amor

Mientras Madariaga se prepara para pedir que se revise la medida cautelar de prisión preventiva, Vanessa no pierde oportunidad de ir a visitar a su pareja a la cárcel de Temuco: “Es humillante que te revisen entera pero lo aguanto con tal de poder verlo”, cuenta resignada. La historia de amor de Vanessa y Asel comenzó virtualmente. En octubre del 2008 se encontraron en un foro de música en Internet y empezaron a chatear. Luzarraga estaba en Buenos Aires trabajando como traductor, pero la distancia no impedía que todos los días se juntara, web cam mediante, con Vanessa. “Lo primero que me gustó de él fue su sonrisa”, confiesa la chica. Su nuevo cyber amigo tenía programado viajar a la Patagonia y recorrer el sur de Chile.

Así, dos meses después de su primer chateo llegó a la casa de Vanessa: “Fuimos juntos a Buenos Aires y comenzamos un relación hermosa. Tuve que volver a Chile pero en febrero llegó a Temuco de nuevo. Cuando nos vimos me confesó que quería que estuviésemos más cerca y me preguntó si estaba de acuerdo. Me puse feliz”. Asel se instaló en Chile y arrendó una casa a dos cuadras de los padres de Vanessa, donde la pareja hacía su vida: “Él está en Temuco por mí, para que vivamos juntos. Además encontró un estilo de vida que le gusta porque cree que hay muchas cosas por hacer en Chile. Estoy segura de que Asel va a salir en libertad y si después lo expulsan, eso no nos va a separar. Hemos pasado por muchas dificultades para que una cosa así nos aleje”, aclara firme y resuelta.

Comentarios desde Facebook

Leave a Reply