Técnicas físicas de resistencia no violenta • 01

Si vas a pasar a la acción conviene que conozcas y practiques, mejor en un juego de rol para evaluar después los errores e impresiones psicológicas, estos sencillos ejercicios de resistencia corporal.

“La muert@” o “el bland@”

Se trata de la espectacular y ejemplar técnica de no cooperación con el desalojo de la acción y tu evacuación.

Consiste en relajarse instantáneamente ejerciendo de peso gravitatorio cuando la policía quiere agarrarnos.

Se deja caer así todo nuestro peso y con un poco de práctica se hace tan difícil movernos como a un pulpo o a una medusa.

Practícalo un poco y comprobarás que es muchísimo más eficaz que resistir en tu posición dando tirones y golpes o empleando una fuerza que siempre pueden aprovechar en tu contra.

Para evitar el riesgo de accidente en caso de patada o caída al suelo no dejes nunca la cabeza colgando, sobre todo hacia atrás. Evita terrenos complejos, como escaleras, para desarrollarla.

Generalmente se utiliza esta técnica cuando hay público o medios de comunicación, si las circunstancias no se prestan puedes ahorrártela. Esta técnica es muy demostrativa, tiende a disminuir la violencia entre la policía, nos autoafirma y atrae la simpatía del público.

“El huevo”

Para protegerse al máximo en una situación de extrema urgencia o de peligro, hace ver ante eventuales testigo@s que estás siendo agredido, sirve de llamada de atención y reclamación de ayuda. También puede disminuir la violencia del agresor.

Consiste en acurrucarse al máximo en el suelo doblándose sobre un@ mism@ en posición fetal, protegiendo bien la nuca, los genitales y el vientre.

Debes caer siempre sobre la parte derecha de tu cuerpo para resguardar el hígado de forma que quede en la parte inferior.

Las manos cubren la nuca, con los puños cerrados, nunca entrelazando los dedos (para evitar roturas de falanges por golpes) escondiendo los pulgares dentro de las palmas de las manos para que no nos tiren de ellos o los rompan.

Los codos protegen los costados, tanto como sea posible.

Si la ocasión se presenta haz el huevo con la espalda pegada a una pared para protegerla también, además te ayudará a servirte de la mirada contra tu agresor.

Una variedad de esta técnica es el “doble huevo”. Consiste en hacer el huevo una persona encima de la otra o entre varias a modo de “montón” humano. La persona de abajo debe evitar sujetar a otras para evitar riesgos al producirse tirones. Esta técnica se emplea para evitar detenciones aisladas, crea un efecto de solidaridad muy impactante y desconcierta a la policía.

Si estás aislad@ del grupo y te ataca la policía, puedes defenderte rodando sobre ti mism@.

”La sentada”

Consiste en sentarse en el suelo y quedarse todo el tiempo previsto. Por eficacia se acompaña generalmente del “encadenamiento” (nunca cruces las manos, toma de las muñecas o de los brazos).

Resulta más difícil de romper si se forman círculos mirando hacia el interior. Cuando intervenga la policía no dudes en soltarte antes que descuartizar al vecin@ o a ti mism@ o deformar completamente el círculo.

La sentada puede estimularse con la ayuda de canciones que reportaran confianza a l@s participantes.

Esta técnica siempre puede combinarse con “el blando” o “la muerta”.

No te quedes de rodillas, de esta forma ofreces más superficie donde recibir golpes o patadas, especialmente en la columna.

La sentada puede utilizarse para aislar o identificar a los provocadores y agitadores policiales infiltrados (pide al resto de la gente que se siente).

”El spaghetti”

Se usa para soltarse de la policía mientras te conducen cargando, para poder acudir en ayuda de otra persona.

Esta técnica juega con el factor sorpresa, hay que hacerlo en un instante y en casos estrictamente necesarios

Consiste en darse la vuelta cuando se es sostenido por pies y manos con la espalda hacia el suelo. Al darse rápidamente la vuelta se cae al suelo “de cuatro patas” y se huye.

”El tapiz humano”

Consiste en interrumpir un paso o un acceso, tumbándose en el suelo para ocupar el mayor terreno posible y dificultar aún más el paso. Podéis tomaros de los tobillos a modo de cadena.

Tu cabeza debe quedar fuera del área de movimiento de las piernas de tu compañer@, a un lado de sus piernas. En caso de evacuación se responde con “el blando o blanda”.

Esta resistencia se concibe como una estrategia colectiva de bloqueo más que como una técnica a practicar o “improvisar” individualmente, por lo que exige de una preparación y ensayo previo que tenga en cuenta el espacio físico a cerrar.

Por tu seguridad y para disponerte a practicar cualquiera de estas técnicas procura dentro de lo posible no portar artículos de los que te puedan tirar, arrastrar o con los que te puedas cortar, ahogar o dañar (collares, relojes, gafas, pendientes, pañuelos en el cuello, recógete bien tu cabellera…) y cúbrete el cuerpo en lo posible.

Ir a la segunda parte.

Gracias a lxs amigxs del Círculo de Estudios Roma.

Comentarios desde Facebook

3 Comments

Leave a Reply