Socialismo Participativo: Hay alternativa

23 de septiembre de 2010
Por Peter Bohmer

Conferencia realizada en Thessaloniki, Grecia, en el A-Fest, festival de los antiautoritarios

(septiembre de 2010).

Gracias por invitarme. Es un honor de estar con ustedes en Grecia en el festival de Thessaloniki iniciado por los antiautoritarios. Aunque estáis pasando apuros económicos severos, estáis dando esperanza para todos aquellos que luchan alrededor del mundo contra el desempleo, contra los recortes en los programas sociales, la pobreza y quienes están comprometidos en crear un mundo mejor donde la dignidad de todas las personas es el principio organizador. Espero que mi charla pueda dar alguna perspectiva útil en las alternativas.

El Capitalismo es un sistema que falla y destructivo, como se puede ver claramente desde la crisis global en general y particularmente la crisis Griega. Aunque no va a colapsar por si mismo y si lo hace es muy improbable que la alternativa sea liberadora, a menos que se haya desarrollado en teoría y práctica alternativas reales, y movimientos lo suficientemente fuertes para transformar y revolucionar la sociedad.

Criticar y resistir el Capitalismo y la gran cantidad de problemas que causa es necesario, pero sin una alternativa es insuficiente. Nosotros, radicales, hemos estado durante mucho tiempo desarrollando excelentes análisis sobre su naturaleza de explotación y opresión, sobre los límites para reformarlo; pero no es suficiente para llegar donde queremos. Desarrollar alternativas es necesario para un cambio revolucionario, al igual que las estrategias para conectar nuestra crítica del Capitalismo a nuestra visión de una alternativa. Me voy a centrar principalmente en lo que queremos y necesitamos, aunque voy a comentar algo sobre la estrategia.

Hay una alternativa

Desde finales de los setenta, la ideología dominante es la de que no hay alternativa (TINA-There Is No Alternative), o que no hay desde un punto de vista cualitativo una vía diferente de organizar la sociedad posible. Sin una alternativa no podemos responder como solucionar el mayor problema social y económico como perder mano de obra, desempleo, pobreza, calentamiento global, discriminación, imperialismo… A menudo estamos limitados a elecciones malas o insuficientes, que aún estan más limitadas por el capitalismo global. Por ejemplo, si pedimos un salario de subsistencia para todos y un trabajo de 20 horas semanales, tenemos que afrontar la posibilidad de que los empleadores (empresarios) muevan su capital a otro país, y que las importaciones crezcan y las exportaciones caigan, empeorando el balance de pagos. Esto haría que la mayor reforma quedara sin realizar.

NHA, o no hay alternativa, es usado en tres sentidos diferentes. El primero y más común era el usado por la primera ministra británica, Margaret Thatcher en 1979 cuando dijo, “aquí no hay alternativa a la globalización”, que significa que no hay alternativa al neoliberalismo o capitalismo neoliberal. Este es el sentido más restrictivo de NHA (no hay alternativa). Que no hay una alternativa posible al fundamentalismo del mercado libre es la posición de la CE (Comisión Europea), de instituciones financieras internacionales como el FMI o BM (Banco Mundial) y la Organización Mundial del Comercio (OMC) y también del primer ministro griego George Papandreou y mi presidente (presidente de EEUU), Barack Obama.

Como respuesta a la crisis financiera y la alta tasa de desempleo alrededor del mundo, muchos estan pidiendo en cambio una forma regulada de capitalismo, una variante keynesiana o socialdemocrata por ejemplo. Joe Stiglitz y George Soros. En esta perspectiva debería haber regulaciones fuertes sobre las instituciones financieras, regulaciones medioambientales y el gobierno podría  gastar lo suficiente para que hubiera altas tasas de empleo. Crear una red de seguridad social significativa y establecer algún nivel de impuestos progresivos, para hacer los beneficios después de impuestos más igualitarios que antes. La producción sería organizada principalmente para provecho de las corporaciones privadas a través del mercado. En esta perspectiva socialdemócrata no hay alternativas al Capitalismo pero si una deseable variante al capitalismo neoliberal. Considero que la Socialdemocracia es una forma de capitalismo porque es una sociedad dominada por el capital, y donde la mayoría de los que producen bienes y servicios son trabajadores asalariados. Entonces, esta es la segunda variante de NHA, es una alternativa al Neoliberalismo pero no al Capitalismo.

Dentro de la tradición socialista hay una tercera variante del NHA (No Hay Alternativa). Sí, hay alternativas al Capitalismo pero solo hay dos posibles variantes socialistas para toda una sociedad: Planificación central o socialismo de mercado.

Ambas de esas alternativas son severamente defectuosas pero hay una factible y deseable alternativa socialista o libertaria, que llamo socialismo participativo. Una razón para creer en NHA es que no existe una sociedad alternativa que podamos apuntar y decir «esto es lo que queremos crear». Haré algunos comentarios sobre Venezuela como una sociedad que aunque es aún capitalista se esta moviendo en alguna manera hacia un socialismo participativo y una democracia directa, ambas dentro de la tradición marxista y anarquista.

Hay una duda al desarrollar visiones de una sociedad distinta. Hay muchas razones para que los activistas y movimientos sociales normalmente no propongan alternativas al Capitalismo, desde no querer ser llamados utópicos a tener miedo de proyectar una alternativa que será vista como vanguardismo o ingeniería social.

Urjo a ser utópicos, a querer ir más allá de lo que ha existido, más allá de lo que se ha dicho que es imposible, soñarlo y actuar para ello. Sed utópicos, no en el sentido de una idea sin una estrategia factible pero ser utópico en ir más allá de lo que existe, pelea por otro mundo que es necesario y posible, piensa en grande y creativamente. De otra forma no tendremos oportunidad de crear el mundo que queremos y necesitamos.

No necesito planos pero sí ideas de cómo la economía y la sociedad pudieran cubrir las necesidades humanas y ser factibles, y cómo sus instituciones y organizaciones llevarían más allá los valores que consideramos más importantes. Para evitar el peligro de ingeniería social por parte de un intelectual o una elite tecnocrática, esta visión que evoluciona necesita ser probada con ejemplos concretos en la sociedad existente, e interactuar siendo  continuamente alterada por los movimientos sociales y las organizaciones que luchan por un cambio fundamental. Nuestra visión debe ser cultural e históricamente específica.

Socialismos

Voy a hacer un esbozo de los elementos claves de una sociedad socialista participativa. El nombre no es importante, la esencia sí que lo es. Otros nombres a parte de socialismo participativo son socialismo descentralizado, socialismo libertario, economía participativa, sociedad participativa, socialismo para el siglo 21, comunismo de consejos, socialismo democrático y muchas formas de anarquismo. Ocasionalmente va con el nombre de economía democrática aunque también cubre varias versiones de capitalismo reformado. Estas ideas las encontraréis más desarrolladas en los escritos de Michael Albert y Robin Hahnel. Estoy en deuda con ellos por lo que sigue, aunque difiero en algunos aspectos.

Uso la palabra Socialismo porque representa una tradición que mantiene cierto valor, aunque críticamente.  Me mantengo en este término porque en muchos sitios del mundo, el socialismo ha representado y representa las aspiraciones de la gente oprimida y los trabajadores para la liberación y la dignidad humana.  Tiene muchos impedimentos por su asociación con la naturaleza represiva de la Unión Soviética, particularmente después del ascenso de Stalin, a la historia de los partidos socialistas cuando estando en el poder soportaron el imperialismo y fueron reformistas, a grupos socialistas y partidos que no hacen como central la opresión de la mujer, o la opresión de indigentes y minorías sexuales, o siendo burocráticos y no de hacer la democracia y el poder popular como centrales, o priorizar el crecimiento económico sobre otros objetivos. Por eso  sugiero considerarnos parte de esta tradiciónsin por ello  defender muchos de esos partidos y grupos, y sociedades que se han autodenominado socialistas.

También, a diferencia de una economía capitalista, una economía socialista tiene la posibilidad de ser sostenible, de hacerla el centro de las decisiones, como los nativos iroqueses o “Haudenasaunee” dicen, que hay que considerar el impacto de las decisiones hasta siete generaciones futuras. Si se hace que el objetivo central de una sociedad socialista o participativa y operando a largo plazo es parte de todos la toma de decisiones, puede ser una realidad y no solo una herramienta de marketing. Por otro lado si el Socialismo se centra en el crecimiento económico como objetivo principal, los resultados medioambientales no serían mejores que los de una sociedad capitalista.

Ha llegado el momento de superar la división que divide a marxistas y anarquistas. Ir conjuntamente con visiones desde otras estructuras, como las orientadas en los indígenas, puede ayudar a críticas más ricas, estrategias y visiones de donde queremos ir. Marxistas no lenistas y no individualistas y movimientos anarquistas y grupos relacionados tienen lo suficiente en común para trabajar conjuntamente en unidad y la totalidad será más grande que la suma de grupos individuales. Podemos construir organizaciones más fuertes de este modo.

Por Socialismo me refiero al control popular de la producción y el uso del exceso por la sociedad, o a un claro movimiento en esta dirección. El superávit es una parte de la producción dejada después de lo necesario socialmente, el consumo necesario y la depreciación del medioambiente que tienen menor valor que la producción.  La llave al desarrollo de cualquier sociedad es cómo su superávit es usado, quién decide, y qué clase produce el superávit. Acabar con la propiedad privada y el control del superávit es necesario pero no suficiente para el socialismo. Es mucho más que que nacionalización. Empresas nacionalizadas dirigidas jerárquicamente no son empresas socialistas. Este concepto de socialismo requiere las siguientes partes interrelacionadas:

  1. Autogestión, control obrero en el nivel del lugar de trabajo.
  2. Control popular y democrático de la sociedad como un todo.
  3. Producción organizada para satisfacer las necesidades humanas, no para obtener beneficios.
  4. Planificación democrática

El Socialismo cuando es plenamente desarrollado significa democracia en ambos niveles, el micro del lugar de trabajo y también en el de la sociedad o el político. De manera parecida, democracia en el sentido de control popular sobre las decisiones económicas y políticas si es plenamente desarrollado significa socialismo. Socialismo y democracia pueden tener diferentes puntos iniciales pero uno implica el otro, están entrelazados. Lo principal en el socialismo es igualdad y fundamental y democracia directa.

También es importante entender que el capitalismo no puede ser reformado y debe ser totalmente eliminado y transformado. El poder del capital para explotar trabajadores, contratar y despedir, para determinar nuestros sustentos, dar forma el Estado, mantener nuestras comunidades rehén de deducciones de impuestos y salarios bajos debe terminar. El concepto de revolución como un proceso pero también como una transformación fundamental de la sociedad, que la mayoría de la población se levante y tome el poder de aquellos que lo han monopolizado, la revolución es aún un concepto relevante. Mi objetivo esta en la liberación y un cambio cualitativo desde abajo hacía arriba. No es necesariamente violenta.

Antes he resumido una sociedad que es socialista participativa, ahora criticaré brevemente algunas de las otras posibles variantes de socialismo.

Sociedades de planificación central

Por ejemplo, la ex Unión Soviética, a veces llamada comunista porque un partido comunista controla el Estado. Las empresas son nacionalizadas, esto significa que la producción es pública y las decisiones económicas de lo que se produce, cómo y por quién y la distribución de los beneficios es decidida por el Estado (los planificadores centrales). Hoy en día hay unos pocos ejemplos como Cuba, se esta moviendo hacia un uso mayor de los mercados y pequeñas producciones en manos privadas; por ejemplo en agricultura, servicios e industria ligera. En estas sociedades, que inspiran a unas pocas personas hoy en día, hay un partido político dominante, un partido de vanguardia, de esos con la mayor conciencia política. Dicho partido se supone que representa los intereses de la clase trabajadora. El estado o el partido político que son indistinguibles de uno del otro son los que fijan los objetivos de los planificadores centrales. Con la información que reciben los planificadores de las empresas sobre requisitos, inversiones necesarias, maquinaria necesaria, etc. para los diferentes niveles de producción desarrollan instrucciones detalladas que dicen cuanto se debe producir y como. Con la consulta del Estado los planificadores centrales fijan planes de entre cinco y diez años. Debe haber inversiones desde consumidores y empresas, pero no poder de decisión sobre qué hacer.

Este modelo, con importantes variaciones entre los países liderados por partidos comunistas, habitualmente tiene altas tasas de crecimiento de la productividad en sus etapas iniciales, en especial en el sector industrial y de investigación. Este modelo ha funcionado pobremente en agricultura ya que no es usado el conocimiento de los que están directamente implicados en la producción agrícola y promueven incentivos inadecuados para inducir cantidades necesarias y deseadas de producción agrícola. En la antigua Unión Soviética y Europa del Este, este modelo falló en producir bienes y servicios de cálidad, y en producir cambios e innovaciones sustanciales y deseables. Aunque normalmente los trabajadores no podían ser despedidos y habitualmente había pleno empleo, no había autogestión o control obrero, y las empresas tenían poco poder de decisión acerca de qué y cómo producir. No había democracia en la economía y otras áreas de la vida aunque la represión ha variado mucho entre esas sociedades.

En Cuba la posibilidad de una asistencia sanitaria para todos es realmente impresionante y no debería ser minimizado, así como que Cuba envía doctores por todo el mundo, solidaridad internacional verdadera. También es muy positivo el acceso a educación por la mayor parte de la población y casi todos los cubanos al menos tienen secundaria. No hay hambre en Cuba, a diferencia de muchos de sus países vecinos y Cuba debería ser totalmente apoyado contra la guerra que los Estados Unidos ha mantenido durante 50 años. El crecimiento de la producción cubana de frutas y verduras en jardines urbanos y su agricultura orgánica también es algo positivo y vale la pena estudiarlo. Aunque Cuba no cabe en la definición de socialismo que he dado, es un modelo que no deberíamos copiar aunque tiene muchos aspectos importantes e inspiradores.

Socialismo de Mercado

Por ejemplo la antigua Yugoslavia. En un socialismo de mercado, como en el modelo de planificación central de arriba, hay propiedad pública de los medios de producción, los recursos, minerales, máquinas, fábricas, oficinas, tiendas y tierra para la agricultura. A diferencia de las sociedades capitalistas beneficios provienen del trabajo no del propiedad de la riqueza o el capital. Este es el modelo no capitalista apoyado por una gran parte de la izquierda o economistas radicales de los Estados Unidos porque creen que combina la eficiencia y la elección individual que los mercados proporcionan con la equidad desde el socialismo porque la ausencia de beneficios de propiedad. En una sociedad de mercado cada empresa intenta de minimizar costes con tal de maximizar los beneficios, lo que significa que la sociedad paga los costes sociales, por ejemplo, contaminación, aunque algunos de ellos pueden ser regulados. Aunque la mayoría de los beneficios no se mantienen dentro de la firma, si ninguno de los beneficios fuera guardado por la firma habría incentivos reducidos para las empresas para minimizar costes que es un aspecto deseable del socialismo de mercado. Las empresas con buena localización logran mayores beneficios que otras aunque los trabajadores no se merecen más. En Yugoslavia, las desigualdad aparece por región. Además hay vastas disparidades en salarios porque estan fijados bajo oferta y demanda. Los impuestos progresivos pueden reducir algo la desigualdad en beneficios pero no del todo. Los salarios no deberían ser determinados por el mercado para el trabajo. También en el modelo del socialismo de mercado, la competitividad y el individualismo serán promovidos y alentados. En el modelo yugoslavo los trabajadores supuestamente pueden elegir y destituir sus directores pero a menudo los directores eran obligados a competir en mercados nacionales y globales. Hay una presión del mercado en el director para acelerar la producción y no priorizar la satisfacción y salud del trabajador, y externalizar los costes de la producción. Quizás algunos mercados de consumidores no son un problema pero podemos hacerlo mejor que el socialismo de mercado aunque es de lejos preferible al capitalismo.

Socialdemocracia

Por ejemplo, El griego PASOK con Andreas Papandreou como líder, los países escandinavos en el periodo post Segunda Guerra Mundial. La visión social democrática ha sido reducida a un capitalismo regulado y keynesianismo, alta inversión del gobierno y una red de seguridad social financiada por impuestos progresivos, con una especie de objetivo en una distribución igualitaria de los ingresos pero no en quien controla la producción y el proceso laboral. En el contexto del contemporáneo capitalismo global, neoliberalismo global y las amenazas reales de un éxodo del capital y de una huelga del capital, los partidos socialdemócratas han virado a la derecha y están menos interesados en luchar la desigualdad de la riqueza y los ingresos, la llamada tercera vía. Para la gran parte, socialdemócratas no cuestionan las estructuras jerárquicas del trabajo y los límites de la democracia representativa. También, de manera parecida los modelos de planificación central, ha habido cierto énfasis por ellos en el medio ambiente. Una especie de versión distinta de los partidos socialdemócratas son los partidos verdes que priorizan en la sostenibilidad pero no cuestionan el capitalismo.

Aunque todos los modelos previamente mencionados probablemente no son capitalistas (de planificación central y el socialismo de mercado no lo son) son sociedades de clases. Albert y Hahnel usan el término clase coordinadora para describir la clase dirigente en las sociedades de planificación central y la socialista de mercado. La clase trabajadora aún es alienada y no tiene el poder en esas economías. En socialdemocracias hay una clase coordinadora y una clase capitalista, son quienes dominan. Esta división jerárquica del trabajo no solo afecta el lugar de trabajo sino todos los aspectos de la sociedad así como la clase que domina en el trabajo tenderá a dominar las otras partes de la sociedad, y la clase dominada en el trabajo usualmente se sentirá menos capaz y deseará menos realizar el ejercicio de tomar decisiones.

Muchos de mis amigos anarquistas, particularmente gente más joven, se centran en alguna forma de lo pequeño es bello o economías comunitarias. En estas visiones la centralización en pequeñas comunidades siendo lo más autosuficientes  posible, con especial énfasis en el comercio voluntario dentro y entre las comunidades, algunas veces llamada economía de trueque. Aunque las motivaciones son antiburocráticas y fuertemente medio ambientales hay muchos problemas que no han pensado. Si hay igualdad de ingresos y riqueza es un valor, ¿las áreas más ricas en recursos o con mejor equipamientos no serían más ricas que las más pobres? ¿Y sobre las economías de escala significa que algunas veces producir a mayor escala es más eficiente que en una escala menor de producción? ¿No hay demasiados costes, en términos de trabajo necesario, calidad de outputs, uso de equipamiento, duplicación de construcciones para una comunidad e incluso una región de tamaño mediano de unos cuantos millones de personas para producir localmente la mayor parte de lo que necesitan?

Si las comunidades no son principalmente autosuficientes pero comercian bienes entre ellas, ¿cómo se debe organizar el comercio entre comunidades? ¿Cuáles serán los precios y términos del comercio entre regiones? Si una comunidad o una región es lo suficientemente grande y por lo tanto puede producir la mayoría de lo que necesita, ¿como se organizará el comercio, la producción y los ingresos en esta región considerablemente grande? En este caso, el modelo participativo es relevante.

Criterios y valores de una buena sociedad

Al desarrollar una visión necesitamos criterios y valores para examinar si las instituciones y la organización de esa posible sociedad libre son avanzados y promocionados, o subvertidos.

  1. Igualdad es el mayor valor y objetivo Los ingresos deben ser recibidos de manera acorde a la necesidad y el esfuerzo. El punto inicial debería ser ingresos iguales para todos los miembros de una sociedad pero esto puede ser ajustado hacia arriba o hacia abajo dependiendo del esfuerzo y necesidad. Por ejemplo si el trabajo estándar por semana son 20 horas semanales y alguien quiere trabajar más, podría obtener una compensación extra. Porque alguien que tiene una habilidad o talento que es altamente valorado por la sociedad, por ejemplo, ser un músico excelente o un científico, no te lleva a mayores ingresos como en el Capitalismo o el Socialismo de mercado, a menos que hubiera un mayor sacrificio para obtenerlo.
  2. Democracia significa autogestión. La gente hace sus propias decisiones en proporción como la decisión afecta a ellos. Uno debería tener mucho que decir como es organizado el trabajo pero poco o nada sobre decisiones tomadas por otros que son puramente privadas. Democracia debe ser tan directa como sea posible.
  3. Solidaridad -¿Debe la sociedad promover la consideración por el bienestar de los otros, empatía? En una sociedad capitalista, la competición insana es promovida. Si una fábrica tiene éxito, la tuya puede fracasar y todos los trabajadores de tu planta perderán su trabajo y quizás no sean capaces de encontrar otro.
  4. Variedad o diversidad ¿Hay diferencias entre el estímulo de individuales y grupos? Hay diferentes tipos de comunidades, acuerdos de vida, orientación sexual valiosos? ¿Esta la privacidad también apoyada?
  5. Eficiencia. Por eficiencia, quizás una palabra diferente debería ser usada, quiero decir que sociedad no debería desperdiciar el trabajo o los recursos y materiales escasos, por ejemplo, no debería gastar agua y recursos no renovables. Los talentos de las personas deberían ser usados donde hacen el mayor bien social o deberían ser organizados de manera la gente trabaje en pasos consecuentes con el desarrollo humano pero el trabajo humano no debería ser usado innecesariamente.
  6. Desarrollo sostenible, esto significa vivir en armonía con la naturaleza y tener en consideración futuras generaciones en decisiones económicas de hoy. Esto significa no destruir el resto del mundo usando recursos desproporcionados o por mayor capita más emisiones de carbono y dióxido. Agregaría que otras especies y naturaleza, por ejemplo, árboles tienen un importancia por si mismos, no solo porque mejoran la calidad de vida de los humanos.

Principios de una sociedad de socialismo participativo

El camino hacia una sociedad participativa necesitamos transformar las instituciones y no solo la conciencia política. Además aunque experimentos y aspectos del socialismo participativo pueden existir dentro una sociedad capitalismo mayor y es muy importante que construyamos esas instituciones, estarán limitadas dentro la sociedad mayor. Por ejemplo las empresas tendrán que competir contra otras que no pagan un salario de subsistencia, que contaminan, que no hacen la seguridad del trabajador una prioridad y que no proporcionan cuidados infantiles adecuados o que compran bienes procedentes de empresas con trabajadores muy precarios. La gente que necesita bienes o servicios que esta empresa participativa produce quizás no sea capaz de costearlas y esta no poder permitirse dárselas.

Planificar aunque tiene connotaciones negativas de una enorme y fuerte burocracia del centralismo es necesaria para una sociedad basada en el no mercado para organizar la producción de muchos bienes y servicios, entradas y salidas, que bienes son producidos y como, cuantos de ellos, coordinación de la producción y el consumo y planificación para el futuro y que tipo de trabajo debe hacer la gente y dónde. En una sociedad socialista participativa la planificación económica debe ser democrática y participativa. La planificación participativa es una alternativa factible y deseable a la planificación central y al mercado y mecanismo de precios. Hay una alternativa al mercado.

Hay una decisión popular y un poder popular orientada a la toma de decisiones económicas, y
Propiedad pública de los medios de producción. Uso la palabra socialización o propiedad pública en vez de nacionalización. En cualquier caso, uno no puede hacer dinero o ingresos o riqueza teniendo pobreza. Uno podría tener una casa pero no vender por beneficios. Tampoco se podría alquilar o hacer dinero prestando dinero. Nadie tendrá en propiedad una empresa aunque la gente que trabaje la dirigirá y la hará funcionar.

En una sociedad socialista participativa

  1. La producción será organizada para satisfacer las necesidades no beneficios. Es más, las necesidades básicas para todos los miembros de la sociedades serán priorizados y garantizados para una sanidad pública de calidad, educación, comida, ropa, agua limpia, transportes,etc. Como estrategia deberíamos organizar para una “decommodificación” de esos bienes y servicios, para un servicio público gratis, educación gratis y acceso al agua como derecho humano básico. Este es el inicio hacia la construcción de una nueva sociedad en el seno de la vieja. Por la decommodificación, quiero decir que los precios no son determinados por demanda y oferta y los bienes y servicios son distribuidos a aquellos que los necesitan.
  2. Consumo público y social son priorizados sobre el consumo privado. Por ejemplo habrá un énfasis en el transporte público en vez de los coches privados para cada individuo. Coches comunitarios deberían estar disponibles para el uso de los miembros de la comunidad para una excursión.
  3. Jerarquía será eliminada o minimizada. No habrá ninguna clase de directores y otra gente dirigida aunque habría directores para una tarea específica. Autodirección será enfatizada. Consejos de trabajadores y de comunidad toman un rol central. Además para eliminar diferencias entre clases, habrá complejos de trabajo balanceados, donde los trabajadores harán una combinación de trabajos y tareas entonces tendrá atribuciones, responsabilidades, trabajo físico, trabajo conceptual, seguridad sea similar para cada persona. No significa que la gente haga tareas idénticas pero no hay un grupo que haga todo el trabajo conceptual y otro que realiza siempre la misma operación simple hora tras hora.
  4. Tecnológicamente será diseñado que el trabajo repetitivo como la linea de ensamblaje reducida a un mínimo absoluto En producción, los seres humanos no son solo trabajadores y trabajo físico que no desarrolla a los humanos hasta su plenitud incluso si reciben los mismos ingresos que el resto.
  5. Reducir el trabajo semanal y pleno empleo para todos Habrá una decisión social sobre cuanto se debe trabajar por semana. Todo el mundo puede esperar a trabajar y ser empleado. Esto incluye jóvenes y viejos con un ajuste hacia abajo de su esperado trabajo por semana. Sin todo el improductivo trabajo de supervisión, guardia, propaganda y marketing, ejército, banca y finanzas y sin productos inútiles con todo el mundo trabajando el trabajo por semana para Estados Unidos y Grecia podría reducirse en la mitad o quizás dos tercios. Una de las muchas demencias del capitalismo es la existencia de largas horas de trabajo para algunos y no haber trabajo para otros.
  6. Acabar con la división sexual y racial del trabajo en la casa o en el lugar de trabajo. El trabajo en casa debería ser compartido y reducido.
  7. Igualdad (equidad), nacionalmente y globalmente. Comercio y relaciones internaciones serán organizadas para promocionar igualdad de beneficios y riqueza entre naciones, sociedades. Muchos de los beneficios del comercio internacional llegará a países más pobres. Tendría que haber respecto y cooperación entre naciones y abrir las fronteras, y compartir tecnología e información.
  8. Planificación participativa. A ser explicada más adelante.
  9. Democracia directa. El énfasis será en participativa y directa en vez de la democracia representativa.
  10. Todos los costes sociales son considerados en decisiones de producción y consumo.

Estos diez puntos no solo son las guías de una sociedad socialista participativa pero también deberían ser incorporadas y abogar por ellas en nuestros movimientos y organizaciones sociales para una completa transformación de la sociedad. Necesitamos victorias parciales, ejemplos y experimentos concretos como el pueblo de Marinaleda en España, los Zapatistas en Chiapas, las fábricas recuperadas en Argentina para apuntar a la sociedad que queremos crear. Nosotros nos transformamos así como transformamos el mundo. Revolución es un proceso que no acaba. También es una ruptura con la existente estructura. Hay una necesidad para el cambio revolucionario, cambio cualitativo para hacer esta visión una posibilidad. Tanto estemos dentro de una sociedad capitalista, esta tendrá una fuerte influencia en todos los aspectos de la vida. Aunque, eliminar un sistema opresivo, tomar el poder es solo uno de los aspectos en la creación de una nueva sociedad. Necesitamos construir la nueva sociedad y las relaciones sociales y las instituciones dentro de la vieja sociedad y continuar entonces hasta la transformación de nosotros mismos y de la sociedad haciendo que el capitalismo no sea el sistema económico dominante.

Original: http://www.zcommunications.org/participatory-socialism-there-is-an-alternative-by-peter-bohmer-1

Visto en: Procustes

Comentarios desde Facebook

Leave a Reply