¿Vuelve Varoufakis… el nuevo topo?

varoufakis

El Viejo Topo publica hoy un artículo refiriéndose  al nuevo partido nacido desde arriba, la  nueva cruz que el nuevo mesías enarbola ante sus futuros seguidores. Al estilo de otras opciones más de andar por casa (¿pudimos?) adolece de los mismos defectos, lleva en su génesis el cáncer que todo lo deforma, pudre y carcome.

Ver el artículo en El Viejo Topo

Si tenemos en cuenta que Varoufakis considera que “la Unión Europea fue un logro excepcional que demostró que era posible crear un marco compartido de derechos humanos” mal veo que su movimiento pueda construir algo que beneficie a los de abajo. El mismo discurso que nos han traído aquí nuestros mesías locales, un discurso salido de unos universitarios malformados  en esa casa de cuadricular mentes, donde es más fácil ya encontrar un cajero automático que un fanzine.

Es digno de atención también el proceso constituyente propuesto, en el que vuelve a caerse en lo mismo: elecciones a representantes que luego cocinarán la futura Constitución Europea: “la Asamblea Constitucional resultante tendrá el poder de decidir sobre la futura constitución democrática que sustituirá a todos los Tratados Europeos existentes”. Nótese que no decidiremos el contenido de ese articulado, sino que escogeremos a quienes lo decidirán por nosotros; volvemos pues a delegar en los de arriba, en lugar de discutir los de abajo qué queremos para luego elevar eso mediante representantes temporales a la interAsamblea que debería debatir nuestras propuestas.

Más de lo mismo pero con otra cara, la de un aparente nostálgico de tiempos pasados que quiere vendernos que es posible la recuperación de la idea socialdemócrata de los ’70 en el mundo en que vivimos actualmente; que no discute el Capitalismo como sistema hegemónico y que pretende seguir derivando el poder de los Estados-Nación hacia un gran Estado europeo (herencia del pangermanismo, supongo)… y ya sabemos que cuanto más grande, más arriba y más alejado de las personas esté el Poder, más difícil será de controlar, como la actual Comunidad Europea nos ha mostrado.

¿Hemos aprendido la lección?

Comentarios desde Facebook

Leave a Reply